05 junio 2008

A la mamita

Por: Tania García Méndez

Y hace cuanto existías y pensar que solo hace un año empecé a tenerte nuevamente conmigo… ante un sol radiante que se levantaba y salíamos de la fría ciudad a una tierra desconocida que solo aparecía cuando la memoria hacia un gran esfuerzo y volvía a los años de la infancia. Y al llegar a ese lugar donde seguramente tu cuerpo agonizó repetidamente, la música decía “eooooo Maria Mercedes No ha Muerto””eooooo que la memoria está creciendo” eooo el río ariari esta latiendo”…y tantas personas extrañas a mi alrededor sabiendo de tu existencia, de tu permanencia en este mundo de “vivos” aun cuando Yo había decidido olvidarte y enterrarte para siempre en el silencioso mundo de los muertos. Y ante la discreción profunda de quien te amó y que tímidamente esperaba mi conmoción al preparar tu regreso…Yo evadía tu sonrisa que entre las multitudes se transformaba en mujer, hombre, niño, anciano…amigos y aun así mis ojos se negaban a ver…pero la hermandad avivó esas cenizas de tu existencia dentro de mi, para conocerte y amarte y recordarte sin dolor, sin ese dolor que produce el saber que nunca mas regresarías…ahora te llamaba en silencio y sabia que aunque tus manos se transforman en las manos del amigo, del vecino, del amor…era tu mima existencia la que me daba fuerzas para empezar.


Hoy nuevamente 3 de Junio (un día normal) pero nos damos cuenta que siguen pasando años y muchos nos faltan, entre esos muchos faltas Tu que con tu valiosa entrega hiciste parte de los tantos esfuerzos que buscaron rejuvenecer la lucha, avivar el fuego que ilumina el sendero hacia el cambio. Y aunque quisiéramos hallarte inmersa entre nosotros avivando el grito a favor de la vida, caminando, marchando por las rutas de la vida, marcando el paso firme en las tierras propias y en las lejanas, tu marca se transforma en fuego que moldea, cambia, permanece y agudiza el calor a medida que seguimos juntos por este camino arduo de la vida, mientras nos seguimos reencontrando con la tierra, con los viejos amigos, con las historias, contigo misma…tu huella sigue en las tierras donde el fugitivo no es más que el mismo dueño de la tierra y que ahora huye del fusil.


Hoy nuevamente 3 de Junio y sigue transcurriendo la vida y tus cuatro primaveras van creciendo junto a la ausencia de tu cuerpo pero con la mecha que enciende tu ausencia en sus corazones y les hace saber que estas allí. Y se va transformando la existencia y a esta historia se suma una nueva vida, el retoño de una de las cuatro primaveras que se convierte en un motivo mas de vida, de amor, de entrega y de lucha.

JUNIO 3 DE 2008, 16 AÑOS....

4 comentarios:

Fabio Escobar dijo...

Nobleza que se desborda imbatible, tierna y contundente al ritmo en que tus palabras se vuelven respiración, habitando mi pecho, poseyendo mi garganta, volviéndome humanidad, perdonando mis omisiones, salvando mi alegría, sintiéndote yo: indefenso, imbatible, intocable, frágil, hermano, padre, esposo.

Tus lagrimas que mantienen a salvo tu roto corazón, han sido bálsamo de la humanidad, esa humanidad que te muestra el dolor, pero que te espera con brazos extendidos, con la alegría indestructible que las sombras ya no pudieron arrebatar, con ese amor incondicional de los que dieron su vida por el dolor de los otros, por hacer lo mas importante que se puede hacer Ayudar a los demás..........

Gracias por ser espejo de mi ser, por poder leer tus palabras mías, por amarme como me amas, por estar con migo hasta cuando yo no lo sabia, por darme esa sonrisa, por recibirme esta alegría, por recordarme que somos humanidad.

Fabio Escobar

Norma dijo...

Porque el paso de nuestros otros y otras ha dado vida a lo que somos y queremos ser ahora. Porque su respirar dejó huellas imborrables en esta tierra; porque sus anhelos le dan la vuelta al planeta y nos empujan aunque nos queramos detener a descansar.
Porque su semilla nos impone una mirada de ternura y lucha ante lo que nos quiere limitar. Porque las cuatro primaveras de María Mercedes son un grito repetido y esperanzador de verdad y justicia. Porque su causa es causa para todas y todos.
Por todo ello Tania, va un abrazo, con profundo sentimiento de solidaridad por el permanente ejercicio de memoria e interrogación. También va un grito hermanado desde el norte, que quiere reconocerse sur, porque somos hermanas de indignación y de lucha. Norma, México.

lily dijo...

Nina linda, que palabrss tan hermosas. siento tu dolor igual pero tambien siento verdaderamente tu belleza y contigo siento tu dolor, y tu fortaleza. yo ante el dolor me enmudeci y se que para salir de la oscura noche en la que las muertes violentas nos echan, escribir es la unica salvacion.

Ofelia dijo...

Hola Tania Garcia: Me da alegria encontrar esta página. Soy la mamá del hijo de PedroNel Jiménez Obando y en mi álbum familiar tengo unas fotos de ustedes cuando estaban muy pequeñitas en una reunión con tus padres en mi casa. Me encantaria que me escribieras y que fueras amiga de mi hijo Pedro Nel Jiménez S.